No hay más.


No se fueron.



Hoy hace 3 años que se murió mi amigo Olano. 
Y durante todo este tiempo he pensado que seguía con nosotros. Lejos, pero con nosotros. Como todas las personas que algún día se fueron.
Así que he decidido que vuelva en forma de dibujo.
Olano era un marciano en muchas cosas. En cómo jugaba a fútbol, en cómo tocaba la guitarra, en cómo nos enseñaba teorías imposibles con videos de Youtube…
Olano nunca se fue.
Está en la contraportada del libro LAS VIDAS QUE DIBUJAMOS y estará en estas viñetas cuando él quiera venir.

¡Hola, Olano!